Sígueme por Email!

martes, 30 de junio de 2015

Ecologistas en Acción decepciona de nuevo a los chemtrailistas

ANECIL es supuestamente el acrónimo de Asociación Nacional Española Cielos Limpios, pero los que venimos observando sus disparates desde hace tiempo, sabemos que en realidad ANECIL debe significar Asociación Nacional Española de Conspiranoicos Iluminados.

Víctimas de un clarísimo efecto Dunning-Kruger, ahora nos vienen con que el Informe de Calidad del Aire en el Estado español durante 2014 realizado por Ecologistas en Acción no cubre misteriosamente la "la contaminación por rociado de químicos en la atmósfera por aviones". Sí señores, ANECIL no se refiere a la contaminación propia que genera la aviación, sino a los chemtrails.

Aquí os dejo un enlace al artículo de ANECIL

Pongamos que el autor se llama Gonso. Pues bien, Gonso se pregunta: "¿Por qué no reflejan los 702 medidores de calidad del aire todas las sustancias tóxicas? ¿Dónde está el aluminio, bario, titanio, estroncio, plomo, etc. que salen en las analíticas de agua de lluvia de todo el país?".

Y nosotros le preguntamos de vuelta: ¿dónde están esas analíticas de lluvia de todo el país en las que sale aluminio, bario, titanio, estroncio, plomo, etc.? Y relacionado directamente con ello, si esas estelas son chemtrails de metales como los citados ¿dónde se depositan? ¿Cómo es posible "fumigar" metales durante casi 20 años y no disponer de nada mejor que analíticas-fantasma para demostrarlo? Porque un articulista serio habría acompañado lo de "analíticas de agua de lluvia de todo el país" con un par de links o referencias a dichas analíticas.

Sobre por qué el informe de calidad no refleja todas las sustancias tóxicas se debe a un principio de economía y pragmatismo: porque no es necesario. Porque si hoy por hoy el aluminio no representa un problema para el medio ambiente, el informe de calidad no precisa dar datos irrelevantes para su fin. ¿Por qué no aparece el bismuto o el antimonio por ninguna parte? Pues eso.

A continuación Gonso elabora una lista de emisiones que presuntamente Ecologistas en Acción ha omitido a propósito en su informe. Esta lista es la que aparece en la Ley 34/2007, de 15 de noviembre, de calidad del aire y protección de la atmósfera y lo primero que nos llama la atención es que o ANECIL no se ha leído el informe, o están sesgando a propósito su contenido para alimentar su tesis conspiranoica.

Tomamos la lista de emisiones del BOE, el contenido de la cual, según ANECIL, ha omitido Ecologistas en Acción en su informe de calidad y vemos que ANECIL se equivoca o miente flagrantemente. En la página 4 se nos informa de la medición de óxidos de azufre, de nitrógeno, ozono troposférico, CO, hidrocarburos aromáticos policíclicos, metales pesados (arsénico, cadmio, níquel y plomo), partículas en suspensión (PM10 y PM2,5).
Los únicos grupos de sustancias de la lista que cita ANECIL que no aparecen explícitamente en el informe de Ecologistas en Acción son:

-Halógenos y sus compuestos.
-Cianuros.
-Policlorodibenzodioxinas y policlorodibenzofuranos.
-Sustancias y preparados respecto de los cuales se haya demostrado o existan indicios razonables de que poseen propiedades cancerígenas, mutágenas, xenoestrógenas o puedan afectar a la reproducción a través de aire.
-Sustancias que agotan la capa de ozono.

Y esto es así porque no representan contaminantes de primer orden de los que dependa la valoración de la calidad del aire que respiramos y, a menos que ahora nos vengan estos iluminados con que de repente los chemtrails consisten en compuestos de cloro, flúor o en dioxinas (o que hay evidencias de que estos compuestos representan una amenaza actual dadas sus concentraciones), no entendemos las objeciones de ANECIL al completo informe de Ecologistas en Acción.

Claro, lo que ocurre es que no aparecen por ningún lado las sustancias que la mitología chemtrailista atribuye a la composición de sus fantasiosos chemtrails: aluminio, bario y estroncio (y de paso titanio, vaya). ¿Será porque no existe propiamente contaminación aérea con estas sustancias? Obviamente, si las estelas consistiesen en estos metales, no necesitarías un informe nacional para demostrarlos. Cualquiera con un equipo adecuado (latas y filtros de muestreo de aire, cromatógrafos...) podría en principio detectar lo que debería ser una más que evidente contaminación por estos metales... pero parece que nadie lo ha logrado. Y no será porque no hay institutos, laboratorios, universidades, cooperativas, etc. que se dedican a ello. A parte de en el aire, también deberíamos, tras casi 20 años con la tontería de los chemtrails, observar en el suelo extensos estratos de acumulaciones de estos químicos. Pero no, resulta que todo el rastro que son capaces de dejar son, presuntamente, algo de aluminio en un campo perdido de Zamora. No dejemos de advertir que el BOE no cita entre las emisiones contaminantes ninguno de los compuestos que relata la mitología chemtrailista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario