Sígueme por Email!

jueves, 17 de septiembre de 2015

El marinero Ramírez mete la pata

ANECIL publicó hace unos días este post con el exagerado título "VETERANO DE LA MARINA DE EE.UU EXPONE LA GEOINGENIERÍA" sobre una conferencia chemtrailista que tuvo lugar en Northern California organizada por Dane Wiggington desde su plataforma Geoengineering Watch. En el post se nos presenta un vídeo con la ponencia del joven veterano de la marina Mario Ramírez, del cual nos cuentan que "ha demostrado un gran coraje al hablar en público sobre la tiranía que está muy extendida en las filas del gobierno y los militares de los EE.UU."

Después de ver los cinco minutos y medio de vídeo dos veces, me quedó claro que no sólo este muchacho no expone nada en absoluto, sino que no conseguí escuchar nada que no fuera un discurso emocional vacío, en el que no se presenta ni una sola evidencia, pero sí algunas afirmaciones cuestionables además de acusaciones gratuitas contra científicos como David Keith, Alan Roebuck o Ken Caldeira.

En concreto en el 1:50 Ramírez dice:

"Decidí tomar cartas en el asunto y tengo mi propio testador local de aguas pluviales. Cuando recibí los resultados me impactaron. Encontré metales pesados, específicamente bario, estroncio y aluminio, metales conocidos en las patentes de dispersión de aerosoles. Mientras continuaba investigando esto conocí a gente con estos mismos metales apareciendo en sus tests de sangre, y mirando hoy a mi alrededor veo gente por todas partes con problemas de salud que son consistentes con la toxicidad por metales pesados."


Dejando a un lado las simplificaciones y exageraciones devenidas de sesgos de confirmación mas que evidentes (como que no para de encontrarse con gente con la sangre llena de metales pesados, o con enfermos víctimas de estos metales), me llamó la atención su afirmación sobre los análisis de agua, por la simple razón de que se trata de algo concreto y comprobable (el resto de los cinco minutos es morralla propagandística y emocional orientada a promocionar el discurso conspiranoico de los chemtrails).

Así pues me puse a buscar los análisis de lluvia de Ramírez y los encontré en Global Skywatch, la página de Russ Tanner, el chemtrailista con superpoderes que distingue la composición de los chemtrails a distancia por el olfato y el gusto.

Sin más aclaraciones nos exponen los resultados:

Aluminio 8,5 µg/l
Bario 1,1 µg/l
Estroncio 1,6 µg/l

Pero queremos saber cómo interpreta Mario Ramírez estos datos, cosa que podemos ver en este artículo donde Ramírez afirma que el test arroja resultados de un 170% de aluminio por encima de lo normal, un 220% de bario por encima de lo normal y un 320% de estroncio por encima de lo normal (a falta de comprobar la veracidad de esto, se expresa mal en todo caso, porque está considerando como normal un valor del 100%, así que los valores respectivos deberían ser de 70%, 120% y 220%).

¿De dónde saca Ramírez estos porcentajes? Sabiendo cómo son los chemtrailistas y su problema endémico para comprender los diferentes datos que muestra el resultado de un análisis, no me cabía duda de que Ramírez no se remitió a literatura científica disponible para establecer sus afirmaciones, sino que seguramente habría tomado cualquiera de los datos que aparecían en el informe de laboratorio para ello.

Si nos vamos al informe del análisis vemos varias columnas con los datos: Analyte, Units, Results, Qualifier, MDL, RL, etc.
Fijémonos en la columna RL. Vemos que para el aluminio muestra un valor de 5,0, mientras que el resultado del análisis para este analito es de 8,5. La relación entre ambos valores es exactamente 170%. Lo mismo ocurre con el porcentaje que Ramírez extrae de los otros dos analitos.

Así pues, lo que ha hecho Ramírez en su infinita estupidez chemtrailista es tomar el valor RL y traducirlo como "valor normal".

¿Y qué es el RL? Pues el "reporting limit", lo que en español se conoce como el límite de detección:

"Si tu laboratorio no detectó un químico en tu muestra, no significa que no esté presente, sino que la concentración del agente químico está por debajo de la sensibilidad del instrumento de medición. Esto nos lleva a la definición de límite de detección. La mínima concentración (o cantidad) de analito que puede ser detectada por un laboratorio se conoce como límite de detección".

Es decir, que no es verdad que la concentración normal de aluminio en el agua de lluvia sea de 5µg/l y por lo tanto el resultado del test muestre una concentración un 70% superior a la normal (y menos un 170%). En realidad, y para aclararlo de nuevo si hace falta (nunca serán suficientes veces cuando nos dirigimos a chemtrailistas), el resultado muestra una concentración de aluminio 3,5µg/l superior a la cantidad mínima detectable por el laboratorio.

Y, os estaréis preguntando, ¿cuál es la cantidad normal de aluminio en lluvia? Pues depende de dónde llueva (el polvo atmosférico contiene compuestos de aluminio, de silicatos y otros minerales, que acaban atrapados en la humedad atmosférica y formando parte de la lluvia). Pero sí que podemos remitirnos a valores prescritos. Por ejemplo, las regulaciones sobre el agua mineral en el Reino Unido (tabla A, pág. 17) establecen un máximo de 200µg/l de aluminio, que viene a ser un 2352,9% del insignificante valor recogido por Ramírez en su muestra.

También encuentro por la red una medición ordinaria hecha en Ontario, Canadá, en 1967, la cual muestra una concentración de aluminio en lluvia de de 800µg/l (0,80ppm, cuatro veces el valor máximo que estipulan las regulaciones para aguas minerales en Reino Unido).

A mucha gente, y es normal, le cuesta hacerse una idea de lo que son 8,5µg/l. En ppm (partes por millón) son 0.0085, o sea, una cantidad increíblemente pequeña. Más accesible a la comprensión puede ser si eliminamos decimales. Multiplicamos por 1000 y así 8,5µg/l vienen a ser 8,5 partes de aluminio por mil millones de partes de agua (8,5 frente a 1000.000.000).
En estas dimensiones no existe a efectos de salubridad ninguna diferencia entre las 5 partes de aluminio por mil millones que el laboratorio es capaz de medir como mínimo y las 8,5 partes del test de Ramírez, o, expresado de una manera más prosaica, el resultado arrojó concentraciones apenas medibles de aluminio en la muestra de lluvia.

Imaginaos ahora si tomamos los 1,1µg/l de Bario y los 1,6µg/l de estroncio.

Esta, amigos, es la ciencia con la que los chemtrailistas quieren ganar su caso. Y no les falta vergüenza para presentar estos resultados en una conferencia. Menudo papelón.

3 comentarios:

  1. No sé sabe qué es peor, si el estrúpido invesiloide este o los que le creen...

    ResponderEliminar
  2. Es que no lo has entendido. Siguiendo su lógica si la homeopatía es cierta entonces eso debe de ser veneno homeopático.
    Pero claro... a lógicas falaces, conclusiones erróneas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, espera... si es homeopatico. .. entonces no es veneno: es medicina (o lo que diga el más loco)

      Eliminar