Sígueme por Email!

viernes, 24 de julio de 2015

Blasting News contribuye irresponsablemente a la alarma social por el mito de los chemtrails

Veo que Blasting News, con ese aura que se arroga de “periodismo independiente” incurre en la irresponsabilidad de propagar mentiras mediante un artículo chapucero en el que brillan las referencias por su ausencia. El artículo lo firma Maria Isabel Fernández García en la sección de CIENCIA (sí, ciencia, sin ficción detrás) en Blasting News México. El artículo no sólo adolece de una falta absoluta de rigor científico, sino también de rigor periodístico (claro, es lo que ocurre cuando el concepto de "crowdsourcing journalism" lo dejas a su aire sin ninguna revisión editorial).
Veámoslo con un poco de detalle (me voy a permitir dirigirme directamente a la autora):

  1. “las formaciones nubosas que en otras épocas conocimos y admiramos están desapareciendo dando paso a una serie de nubes desconocidas e inquietantes las cuales están generando una gran desconfianza y fuerte controversia en cada vez más sectores de la población.”

    Falso. Las formaciones nubosas “que en otras épocas conocimos y admiramos” no están desapareciendo (¿referencias, señorita?). Y no, no están siendo sustituidas por “nubes desconocidas e inquietantes”. Si te refieres a las estelas de condensación, más de medio siglo de ciencia de estelas explica todos los aspectos de las mismas, desde sus propiedades microfísicas, condiciones de formación, evolución, modelos de predicción, impacto climático, etc. Aquí dejo más de doscientos artículos científicos que datan desde los años 50 sobre estelas de condensación. Si te refieres a lo que el sector conspiranoico identifica como nubes HAARP, te recomiendo que eches un vistazo a los trabajos de Luke Howard en el s. XVIII.
  2. “según expertos en la materia, no tienen un origen natural.”

    Por supuesto que los contrails no tienen un origen natural. Se deben a la interacción de los gases de escape de los motores de los aviones con la atmósfera. En cualquier caso, como presunta periodista escribiendo en la sección de ciencias, cuando apeles a “expertos” deberías referenciar: ¿qué expertos?, ¿en qué publicaciones o contexto elaboran su afirmación?
  3. “Estas formaciones de nubes están relacionadas con la geoingeniería, las extrañas nubes son en realidad estelas dejadas por los aviones durante la práctica de fumigación aérea y son producidas por la liberación en el ambiente de sustancias tóxicas.”

    Pero señorita Fernández, ¿quién es tu asesor científico? ¿Cómo puedes soltar así, de buenas a primeras, que “estas nubes están relacionadas con la geoingeniería” cuando precisamente este punto aun está muy lejos de ser demostrado? Es más, ¿qué hay en esas estelas exactamente que sugiera que sean otra cosa que simples contrails? Me pregunto cómo una periodista que escribe en una sección de ciencias es capaz de emitir semejantes afirmaciones sin hacer la más mínima mención al consenso científico, a los centenares o miles de artículos científicos que hay sobre estelas y a las opiniones de expertos (físicos atmosféricos, meteorólogos, ingenieros aeronáuticos, pilotos…).
  4. “Mediante estas actividades de geoingeniería se expone a las zonas afectadas a altas dosis de aluminio móvil”

    ¿Dónde está ese aluminio? ¿cómo es posible que se asegure que esas estelas, masivas, constantes e indiscriminadas, se componen de aluminio, y al mismo tiempo no aparecer por ningún lado acumulaciones químicas coherentes con las presuntas fumigaciones, es decir, igualmente masivas, permanentes y ubicuas?
  5. “Altas concentraciones de aluminio presentes en el aire están vinculadas al padecimiento de enfermedades neurológicas, sugiere el geocientífico J.Marvin Herndon. Un reciente estudio realizado por este geocientifico estadounidense ha contribuido a desentrañar parte del misterio de las extrañas nubes, además de ampliar la escasa información a la cual el ciudadano común tiene acceso.”

    Y como era de esperar, una periodista que escribe con este rigor en ciencias es de las que se deja impresionar por la sarta de bobadas que este geoquímico (cuyo campo pericial no es la atmósfera) vomitó en un artículo que no es científico y que aparte de carecer de rigor, contiene datos manipulados. El artículo de Herndon que la periodista tampoco enlaza, como si esperase que todos los lectores fueran a creer estas cosas por fe, lo comenté ampliamente aquí, pero en METABUNK también le dedican un pormenorizado análisis. En él descubrimos que el artículo está etiquetado como “opinión”, que no está revisado por pares… y que aparece en una revista donde los autores pagan por publicar.
    Dada la evidente manipulación de una de las gráficas de su artículo que detectaron tanto en Metabunk como un servidor, Mick West (administrador del sitio) escribió directamente a Herndon en estos términos:

    “Dr Herndon,

    Your article on suspected geoengineering published in Current Science has prompted much discussion at Metabunk.org. In particular, one chart appears to be greatly in error as it simply shows the same data set flipped vertically and then offset.
    Would you possibly be interested in joining the conversation at Metabunk.org, to explain this, and other problems identified in your paper?”


    La respuesta de Herndon al respetuoso mensaje de West fue tan lacónica como agresiva (y desde luego una actitud extraña para un científico):

    “There are no problems in said scientific paper. Moreover, the results have been confirmed and greatly extended. Your intense and consistent efforts to systematically discredit legitimate information related to an activity that I allege constitutes crimes against humanity, might at some point, I allege, be viewed as complicity. Do not contact me again.”
    Yo personalmente me he molestado en leer el artículo y no, no desentraña ningún misterio. Está lleno de afirmaciones gratuitas sin aportar evidencias y las referencias son de chiste (usa como fuentes páginas chemtrailistas. Menudo científico). Es más, en esta entrada en Metabunk https://www.metabunk.org/j-marvin-herndons-chemtrail-letter-to-san-diego-city-council.t5598/ descubrimos que Herndon se siente desplazado de la comunidad científica en su área debido a la publicación de un artículo controvertido sobre la composición del núcleo de la Tierra. Aislado del “mainstream” científico, ha encontrado una familia en Dane Wigington y compañía, donde sus chaladuras son escuchadas.
  6. “Durante el periodo en que se han llevado a cabo estas prácticas en Estados Unidos los casos de enfermedades neurodegenerativas han registrado una explosión, enfermedades como el Parkinson, Alhzeimer, autismo o ADHD, han aumentado considerablemente en los últimos años, aseguró J.Marvin Herndon.”Herndon puede cantar misa con respecto a la neurociencia. En realidad, cualquier referencia científica seria a la que acudamos para corroborar la afirmación de que las enfermedades neurodegenerativas están en aumento, establece como causa (del aumento) el incremento de la esperanza de vida y el envejecimiento de la población. Por ejemplo Neurodegenerative Diseases: An Overview of Environmental Risk Factors o Projected Neurodegenerative Disease Mortality in the United States, 1990–2040 
  7. “Este estudio y sus alarmantes resultados no dejan lugar a dudas, de ser cierto, estaríamos siendo testigos y victimas de un espeluznante experimento a escala mundial, amparado por los gobiernos de turno.”“De ser cierto”. A la luz de lo expuesto, ¿puedes asegurar que lo es, señorita Fernández?
Por último me gustaría apelar a la responsabilidad de los medios. Este periodismo barato y sensacionalista es irresponsable. Contribuye a la iletrada campaña del miedo a los “chemtrails”, genera animadversión contra colectivos de profesionales científicos y del mundo de la aviación y expande la ignorancia y la estupidez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario